Ya son 93 las víctimas fatales en Argentina por faringitis o escarlatina causadas por la bacteria Streptococcus pyogenes y causa preocupación entre las autoridades sanitarias.

Los síntomas según explica el doctor Hugo Pizzi, epidemiólogo de la Universidad Nacional de Córdoba son: "dolor al tragar, placas vía oral y hasta se puede dar el contagio cuando se comparte la bombilla del mate. Otro de los síntomas son machas rojizas y rugosas en la piel", indicó el profesional de la salud.

"Lamentablemente los casos en donde fallecieron personas se debe a que los pacientes no se trataron a tiempo y permitieron que la enfermedad avance hasta el punto de tocar órganos como el riñón o el cerebro", explicó Pizzi.

El especialista aclaró que con el tratamiento adecuado no tiene que haber mayores complicaciones, salvo que el paciente se deje estar lo que podría hacer que la bacteria avance sobre los mencionados órganos.

Te puede interesar

Cómo se detecta el Streptococcus pyogenes, la bacteria que ataca a niños y adolescentes: síntomas y tratamiento

 

El Ministerio de Salud de la Nación ha remarcado la importancia de buscar atención médica temprana ante la presencia de algunos síntomas, a fin de realizar un diagnóstico oportuno y evitar la automedicación con antibióticos.

Los síntomas de la faringitis incluyen dolor de garganta intenso, fiebre, cefalea, dolor abdominal, náuseas y vómitos, enrojecimiento de la faringe y las amígdalas, mal aliento, y ganglios aumentados en la región del cuello.

Algunos de los síntomas de la faringitis son el dolor intenso de garganta, fiebre y cefaléa.

En el caso de la escarlatina, los síntomas más comunes son garganta roja y dolorida, fiebre (38.3 °C o más), erupción roja con textura de papel de lija, piel intensamente roja en los pliegues de la axila, codo e ingle, recubrimiento blanco en la lengua o el fondo de la garganta, lengua "aframbuesada", cefalea, náuseas o vómitos, inflamación de los ganglios y dolores musculares.

Se recomienda a las personas enfermas evitar la asistencia a lugares públicos, como el trabajo, la escuela y reuniones sociales, y restringir el contacto con quienes conviven. Es fundamental mantener actualizado el calendario de vacunación antigripal y contra la varicela, evitando la automedicación. En caso de recibir tratamiento antibiótico según indicación médica, se insta a completar el esquema sin acortarlo ni abandonarlo.

Además, se aconseja lavarse las manos con regularidad, no compartir objetos personales como cubiertos, vasos y toallas, y ventilar los ambientes de manera adecuada y frecuente.

Share.

Leave A Reply