Ayer 25 de diciembre se realizó la audiencia correspondiente al control de las detenciones, formulación de los cargos y pedido de medidas de coerción por parte del Ministerio Fiscal.

El caso es investigado por la Unidad Fiscal Especializada en Cibercriminalidad, a cargo de Carlos Eduardo Saltor, quien intervino junto a la auxiliar fiscal Jessie Luz García.

Los acusados son Martín Luciano Moyano Bernachi y Alberto Moyano, quienes fueron imputados por el delito de intimidación pública reiterado en tres oportunidades.

Los malvivientes fueron detenidos en la tarde del sábado pasado, mientras jugaban al fútbol en el parque 9 de Julio, en inmediaciones del Tucumán Lawn Tennis Club.

El fiscal dijo: "Estos hechos se cometieron en horarios pico en el centro de nuestra ciudad, lugares que son muy concurridos, lo que es sumamente grave, porque infundieron temor, causando caos en la zona, provocando la intervención policial y la evacuación de personas".

Citaban a las víctimas prometiendo la devolución del dinero invertido, momento en el que realizaban las llamadas de amenazas, en las que señalaban que sus víctimas eran las que llevaban los explosivos. Consideramos que trabajaban de manera conjunta y que podrían estar involucrados en la comisión de estafas de tipo piramidal", sostuvo el investigador judicial.

El fiscal requirió en contra de los Moyano la prisión preventiva por el plazo de cuatro meses ante la vigencia de los riesgos procesales y para avanzar en el proceso. La jueza interviniente hizo lugar parcialmente al requerimiento, ordenando la medida por el término de 45 días.

Cómo ocurrieron los hechos

El 12 de octubre, a horas 10:25, Martín Luciano Moyano Bernachi y Alberto Moyano, con intenciones de causar temor público, llamaron de manera conjunta al Servicio de Emergencias 911, diciendo: “la Caja Popular de Ahorros de esquina norte va a volar en pedacitos”, manifestando que había dispositivos explosivos colocados.

El 17 de octubre, a 16:06 horas, los Moyano llamaron al Servicio de Emergencia 911 manifestando que había una bomba instalada en el banco Macro de calle Maipú 70. "Va a ser el primero que va a explotar esta vuelta", sostuvieron.

El 20 de diciembre, a horas 11:48, los mismos se comunicaron al Servicio de Emergencias 911 poniendo de manifiesto que en la noche se habrían instalado bombas en el Banco Macro de la Maipú 70. "Diez personas más que entren y explota todo", declararon.

Simoqueño dejó Tucumán y encontró futuro surcando el Mar Argentino en buques de la Armada

Una de las víctimas fue clave para develar la modalidad con la que operaban los estafadores. Estos, argumentando que podían ayudarlos a acceder a subsidios, los hacían ingresar en un grupo de WhatsApp en donde les pedían $15.000 a cada uno para acceder a un subsidio.

Les manifestaban que había más cupos para acceder al subsidio, por lo que las personas damnificadas hacían ingresar a otras, formando así un grupo más grande.

Ante la falta de respuestas, las víctimas comenzaron a reclamarles la devolución del dinero. Los mismos fueron citados el 20 de diciembre pasado en la sede del banco Macro de Maipú 70, con la excusa de entregarles el efectivo, circunstancia en la que efectuaron el llamado de amenaza de bomba para evitar cumplir con lo acordado.

Share.

Leave A Reply