Un joven resultó herido de gravedad en lo que en primera instancia fue presentado como un enfrentamiento con un policía que participaba de un control de rutina en inmediaciones del Pozo de Vargas, sobre uno de los accesos a Lomas de Tafí.

El retén se montó luego que los vecinos de la zona denunciaran una ola de robos que se habían registrado en los últimos días, ubicándose sobre las vías que en ese punto delimitan a San Miguel de Tucumán y Yerba Buena con Tafí Viejo.

Cerca de las 8 del miércoles, el cabo Carlos Alderete de la Patrulla Motorizada de Tafí Viejo, que participaba en el procedimiento preventivo, descubrió que un joven que circulaba en una moto similar a la que según testigos, era utilizada por los supuestos motochorros.

Según se reportó oficialmente, lo persiguió hasta alcanzarlo en un camino vecinal de la zona que está rodeado de matorrales, tras lo cual pidió que se identificara y, según declaró el efectivo, cuando quiso revisar la mochila que llevaba, el sospechoso retrocedió unos pasos y se llevó la mano a la cintura.

De acuerdo con las primeras pericias judiciales, el suboficial reaccionó más rápido y logró disparar primero, hiriendo al joven en el abdomen. Llamó al 107 para pedir la presencia de una ambulancia y se comunicó luego con sus superiores para reportar lo que había sucedido.

Al llegar al lugar, los uniformados requisaron al herido y le encontraron una pistola 38 Special con el cargador completo y una bala en la cartuchera donde guardaba el arma.

El joven fue trasladado hasta el Centro de Salud, donde fue operado y los médicos confirmaron que su estado de salud es muy delicado. Fue identificado como Mauro Nicolás Brunella (25 años) radicado en el barrio La Cartujana, de Yerba Buena. Voceros de la fuerza confirmaron que el lesionado tendría antecedentes por amenazas.

Los familiares no quisieron brindar más datos del joven y cuestionaron duramente el accionar del policía. “Estamos hablando de un caso de gatillo fácil. Es mentira que tenía un arma. Vamos a hacer todo lo necesario para que esto se esclarezca. Es un buen chico y se dirigía a realizar a hacer una changa”, indicó Mariana, una joven que se presentó como su prima.

Por orden del fiscal Diego Hevia, el auxiliar Fernando Isa se presentó en el lugar donde se encontró con el efectivo que le entregó su arma reglamentaria. Paralelamente, los investigadores confirmaron que hizo el llamado pidiendo ayuda para el herido y que se quedó en el lugar hasta que se presentaron las autoridades judiciales.

El investigador a cargo de la pesquisa ordenó que no se aplicara ninguna medida en contra del uniformado, pero sí determinó que se iniciara una investigación.

Share.

Leave A Reply