El presidente de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, detalló que en distritos como Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy el faltante viene de hace más de un mes, “pero se fue extendiendo a todo el país”.

Ratificó que las petroleras están “racionando” el combustible y fijaron cupos para las estaciones de servicio. La suba en los precios de esta semana, indicó, responde al alza en los biocombustibles y no alcanza a compensar el “atraso” acumulado.

Además, acota, “importar es oneroso”. Los precios de los combustibles están congelados hasta el 31 de octubre; hay expectativa sobre lo que pasará después de esa fecha.

El faltante más frecuente en Mar del Plata es del diésel premium. Lo utilizan las camionetas más modernas y los vehículos de carga, medianos y pesados, que están abocados en su mayoría al transporte de distinto tipo de mercaderías. En una estación de servicio Shell de Avenida Champagnat, que es una continuación natural y urbana de la Ruta 2, disponían de esa variante, pero con un tope de carga de $10.000 por vehículo.

Ya había advertido la situación días atrás Patricio Delfino, al frente de una de las estaciones de servicio de YPF en ese corredor más próximo a las rutas 2 y 226, que tiene una altísima demanda de camiones. “Es un problema que se venía advirtiendo y que hoy tiene algunas estaciones de servicio directamente cerradas porque se quedaron sin combustibles”, detalló para presentar este escenario más que complicado, que no es exclusivo de esta zona, sino que tiene impacto en todo el país.

Esta madrugada habían empezado a llegar algunos camiones, en particular para abastecer a los puntos de venta de YPF, aunque no alcanza para la normalización pronta. Hay quienes vinculan la situación con problemas en la importación de combustibles, en particular el diésel premium.

YPF no difundió ninguna explicación oficial, aunque a este diario le explicaron que el escenario es consecuencia de los precios “mucho más bajos” de sus surtidores respecto de la competencia, además de los beneficios que suman a esos costos al consumidor, las políticas de promociones y descuentos. Eso la mantendría como primera opción, en niveles superiores a los que pueden dar respuesta los canales habituales de logística y reabastecimiento que tiene la empresa. “Las otras se llenan cuando las nuestras colapsan”, reconoció el encargado de una estación de servicio de zona sur de Mar del Plata.

Share.

Leave A Reply