Las ventas minoristas de las pequeñas y medianas empresas (pymes) sufrieron una disminución del 25,5% en febrero, ajustadas por precios constantes, y presentan una caída acumulada del 27% en el primer bimestre del año, en comparación con el mismo período del año anterior. Según datos proporcionados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en términos mensuales, las ventas descendieron un 7,4%.

Febrero fue descrito por muchos comercios como un mes desafiante, caracterizado por días consecutivos de escasas ventas. Las familias evidenciaron sus dificultades económicas, con un claro desequilibrio entre ingresos y gastos, resultando en un ahorro negativo para llegar a fin de mes. Además, los excesivos gastos durante las vacaciones agotaron los recursos financieros disponibles.

Se registraron dificultades en la adquisición de mercadería debido a retrasos en las entregas. La falta de liquidez llevó a los negocios a solicitar más productos de lo habitual a sus proveedores, pero en volúmenes reducidos. Los proveedores consultados indicaron que los problemas en el suministro se debieron a esta falta de liquidez y no a especulaciones, ya que en términos de precios, febrero fue un mes de menor incertidumbre en comparación con noviembre, diciembre y enero.

Al analizar los diferentes sectores, seis de los siete rubros evaluados experimentaron disminuciones en comparación con el mismo período del año anterior. La mayor retracción anual se observó en el sector de Perfumerías (-40,9%), mientras que el único rubro que mostró un aumento fue Textil e indumentaria (+3,5%).

Share.

Leave A Reply