En las primeras horas del 14 de abril, Andrés Esteban Sauma recibió el aviso de un vecino que escuchaba ruidos dentro de un inmueble de su propiedad que estaba deshabitado, ubicado en el pasaje Morante al 2.300.

El comerciante acudió al lugar y a través de la puerta pudo ver a una persona en el interior de la vivienda, por lo que efectuó cuatro disparos con su revólver acabando con la vida de Maximiliano Fernández.

Por el hecho, Sauma estaba imputado por el delito de homicidio culposo; pero durante una audiencia realizada este miércoles, la Fiscalía de Homicidios II, a cargo de Carlos Sale, solicitó agravar la imputación a homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

“A nuestro juicio no había razones para entender que había tres personas allí y para que realice los cuatro disparos si se tiene en cuenta que al momento de llegar al lugar ya había convocado al personal policial. No había necesidad de bajarse de la camioneta para disuadir cualquier tipo de agresión”, fundamentó el auxiliar fiscal.

El representante del MPF requirió que el acusado sigue el proceso en libertad y que siga vigente el embargo por $ 4 millones por los próximos dos meses; todo lo cual recibió el visto bueno de la justicia.

Share.

Leave A Reply