Una familia sufrió el insólito robo de una pileta de fibra de vidrio, con unas dimensiones aproximadas de siete metros de largo y llena de agua, la cual habían adquirido en La Plata.

El curioso incidente tuvo lugar el 18 de enero, y tras una exhaustiva investigación policial y el valioso apoyo de imágenes proporcionadas por un dron, lograron ubicarla. Sorprendentemente, la pileta estaba instalada en un terreno tomado en el barrio Los Hornos y estaba siendo utilizada activamente.

Este inusual robo tuvo como escenario un terreno situado en la intersección de las calles 152 y 82. La víctima expresó su desconcierto al relatar: "Compramos la pileta, estaba a medio llenar y casi no la pudimos utilizar porque la robaron. Nos dejaron solo el pozo".

En una entrevista con medios platenses, la afectada detalló que la piscina estaba parcialmente enterrada y que se requirió la colaboración de un grupo de personas para su traslado.

Después de varios días de investigación, la piscina fue localizada en un terreno tomado, aproximadamente a 10 cuadras de distancia de donde fue sustraída, ya reinstalada y en pleno uso.

Tras la presentación de la denuncia, el Gabinete Técnico Operativo de la comisaría 3ra. inició las pesquisas correspondientes. Se recopilaron testimonios de testigos y vecinos, y gracias al empleo de un dron, lograron ubicar la pileta, que tiene siete metros de largo por tres de ancho. Desde el aire, pudieron identificar una piscina con las características descritas en un terreno tomado a pocas cuadras de su ubicación original.

"El valor de mercado de la pileta es de unos dos millones y medio de pesos, pero en este caso no la robaron para venderla", admitió una fuente cercana a la investigación.

Una vez avistada la pileta y con la orden de registro en mano, las fuerzas policiales se dirigieron a una vivienda situada en la calle 143 entre 77 y 78. El domicilio pertenecía a Edgardo G., un individuo con antecedentes por robos, quien lamentablemente no se encontraba en el lugar en el momento del allanamiento.

La Unidad Funcional de Instrucción N° 17, bajo la dirección de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, respaldó la incautación de la pileta y emitió una orden de detención para el propietario de la casa, señalado como el principal sospechoso del robo. Sin embargo, según informó el sitio 0221, el presunto ladrón no se ha presentado y "permanece prófugo".

 

Share.

Leave A Reply