El asado se ha convertido en un indicador clave de la economía doméstica. Políticos, economistas y funcionarios suelen referirse al acceso mayor o menor que la coyuntura permita como un parámetro del bienestar o malestar de la sociedad.

La actual crisis, agravada por el ajuste anunciado por Luis Caputo, ha situado el precio del plato criollo por excelencia en el centro del huracán inflacionario. Los cortes de carne experimentaron un fuerte aumento desde las elecciones presidenciales, y para empeorar las cosas, los carniceros anticipan otro incremento para finales de esta semana.

Según un estudio realizado en carnicerías, preparar un asado básico para compartir en una familia promedio ahora cuesta 39 mil pesos. Un asado básico incluye chorizo, morcilla, vacío y tira de asado, además del carbón. Treinta y nueve mil pesos representan el 25 por ciento de 156 mil, que es el salario mínimo vital y móvil en Argentina. Si se desea agregar mollejas, se deben sumar otros 10 mil pesos.

Un asado para la familia cuesta $39 mil pesos.

Al ser consultados en una carnicería, explican que están atravesando un momento delicado en el sector. "En algunos cortes, directamente, no tenemos precios. Los negociamos en el día. Si es una persona que compra por única vez, tenemos que acordar el precio en el momento".

En cuanto al matambre y al peceto, los precios de estos cortes han aumentado debido a la temporada de fiestas, ya que la gente los consume más. Afirman que, en la fecha actual, el kilo de cualquiera de estos dos cortes puede llegar a los 9 mil pesos.

Cortes de carne

La lista muestra cómo la alta inflación y la incertidumbre está manipulando el valor de la carne.

  • Asado: Salía tres mil pesos y ahora está casi siete.
  • Vacío: Pasó de 3.500 a 6.000.
  • Bife de chorizo: Estaba 3.700 y ahora está 5.200.
  • Entraña: Costaba 5.000 ahora está 7.000.
  • Chorizo y morcilla: Están 3.500 y 2.800.
  • Molleja: Siete mil pesos el kilo.

Además de los cortes de carne destinados a la parrilla, también experimentaron un aumento los cortes de carne destinados al horno. La nalga, por ejemplo, pasó de costar 4 mil a 6.300 pesos. Curiosamente, la palomita es el único corte que se libró de este incremento de precios.

Los carniceros han manifestado que la venta ha disminuido notablemente. Estas cifras amenazan la arraigada tradición de los asados dominicales a nivel nacional, y es casi inquietante cuestionarse cuánto costaría preparar un asado para seis personas. La respuesta no es menos preocupante: "El asado más básico, que incluye asado, vacío, chorizo y morcilla, supera los 35 mil pesos", afirman los comerciantes. Si se agregan dos bolsas de carbón de 4 kilos cada una, a dos mil pesos cada una, el costo del asado asciende a casi 40 mil pesos en su versión más elemental, y alcanza cerca de los 50 mil pesos si se incluye molleja.

En el sector reconocen que las ventas han ido a la baja en los últimos meses. "Ahora los clientes compran menos cantidad de lo mismo", señaló un trabajador del sector a nuestro equipo de reporteros. Los consumidores observan los precios, preguntan, dudan e incluso negocian con los vendedores para obtener un mejor valor.

Se asegura que muchos optan por realizar compras importantes a principios de mes, cuando disponen de más dinero. "Tengo alrededor de 20 clientes que hacen eso. Congelan la carne y luego evalúan cómo continuar el próximo mes. Es la única forma que tienen de ahorrar un poco", destaca el carnicero.

Share.

Leave A Reply